¿Qué es un préstamo?

Clases de préstamos

Si bien ya hemos comentado que créditos y préstamos se utilizan como sinónimos, sin embargo hemos distinguido en diferencias entre crédito y préstamo las particularidades de ambos. Llegados a este punto conviene resaltar que en los prestamos, contratos al fin y al cabo, existen dos partes el prestamista (que deja el dinero) y el prestatario (que recibe el dinero).

Los préstamos pueden clasificarse en préstamos personales y préstamos hipotecarios. De éstos últimos, de las hipotecas, trataremos en otros apartados de esta web, conviene ahora fijar nuestra atención en los préstamos personales.

Préstamos personales

Los préstamos personales son llamados también préstamos al consumo, su finalidad no es la inversión en la adquisición de pisos, apartamentos u otros tipos de inmuebles. Bien al contrario la utilidad del préstamo al consumo en la adquisición de bienes muebles: automóviles, motocicletas, caravanas, incluso embarcaciones. Junto a ese primer grupo de objetos del préstamo se abre una segundo abanico de posibilidades, ciertamente amplio, pues puede ir desde la adquisición de un electrodoméstico, hasta la financiación de un viaje de vacaciones, pasando por las reformas de un piso, la realización de un master, o la celebración de un acto familiar.

El préstamo personal se fundamenta en la fiabilidad y solvencia del solicitante, pues aquí no hay ningún derecho real de garantía a favor del banco, como sucedía en los prestamos hipotecarios. El banco para aceptar o denegar una solicitud de préstamo se fijará especialmente en la capacidad de endeudamiento del solicitante, sobre la capacidad de endeudamiento trataremos en otra sección.

Ya hemos señalado que en el préstamo personal no hay ninguna hipoteca, es por ello que si el banco lo considera apropiado solicitará la presentación de avalistas. Los avalistas son personas que garantizan junto al solicitante del préstamo el pago de las cuotas, de manera que si éste no las paga tocará a los avalistas hacerse cargo de los pagos.

Intereses del prestamo hipotecario

En relación con el préstamo hipotecario suele afirmarse que el préstamo personal tiene intereses mayores, es cierto, pero hay que comprobar la TAE de ambos préstamos para incluir el coste real, en el que intervienen no sólo los intereses nominales, sino el resto de gastos y comisiones.

Los plazos del préstamo personal usualmente no superaban los 5 años (60 mensualidades), sin embargo hoy en día hay muchos bancos que ofertan este producto con una duración de hasta 7 años, 84 meses.

Leave a Reply